Reiki- La energía del AMOR


En esta seccion puedes encontrar:

¿Que es el Reiki?
Un poco de historia
Principios del Reiki
¿Como es una sesión de Reiki?
Beneficios del Reiki
Iniciaciones o niveles de aprendizaje en Reiki Usui



    El Reiki es una apertura al corazón, al amor en su interior, el Reiki puede ser un camino para encontrarse con uno mismo. Todo depende de la voluntad de crecer y del poder de la intención. La esencia del Reiki es AMOR.

    ¿Qué es el Reiki?

    Reiki es una palabra japonesa compuesta por “REI” que significa energía universal o cósmica y por “KI” que es la energía vital presente en todos los cuerpos vivientes.
    Reiki es un método natural de armonización de los centros de energía del ser (chakras) mediante la imposición de manos. Fue establecido por el doctor Mikao Usui en el S.XIX, aunque es un método utilizado ya desde la antigüedad y reconocido actualmente por la OMS (Organización Mundial de la Salud). El terapeuta actúa como un canal a través del cual pasa la Energía Universal transformándose a su paso por los chakras en Energía Vital (Ki) y obteniendo como resultado el equilibrio y desbloqueo del ser a todos sus niveles:

    -Físico: mejoría en dolencias, lesiones, etc.     
    -Emocional: agresividad, infelicidad, etc.       
    -Mental: estrés, insomnio, etc.                         
    -Espiritual: armonía, equilibrio, paz, etc.

    Para acceder a Reiki no hace falta estar enfermo, cualquier persona que sienta que "hay algo más" y no sabe el qué, o que no encuentra mucho sentido a las cosas que hace en su vida cotidiana, puede encontrar su razón de ser y estar en esta vida a través del Reiki.

    A través de este método, hacemos que nuestro cuerpo se vuelva más sano, que nuestro pensamiento sea más calmado y que aumentemos la alegría de vivir.


    El Reiki fue redescubierto alrededor de 1870, por un doctor y sacerdote japonés llamado Mikao Usui.
    Un día sus alumnos le preguntaron cómo sanaba Jesucristo a los enfermos y que cuando dijo: “el que crea en Mí realizará las obras que Yo hago, y aún las hará más grandes” como era que no existía en el Mundo ningún sanador capaz de realizar esas curaciones. Usui no supo responder y como el código de honor japonés obliga al maestro a responder todas las preguntas de sus discípulos, empezó una búsqueda que duro diez años y que le llevaría a sentar las bases del Reiki.
    Según una versión, Usui viajó a Estados Unidos, donde permaneció siete años en la Universidad de Chicago estudiando teología y las sagradas escrituras que narraban las curaciones de Jesucristo, y aunque no encontró los secretos de los milagros de Jesús, estudiando la historia comparada de las religiones descubrió indicios de que el primer Buda, Gautama Sidharta (620-543 a. C), había realizado curaciones similares; también aprendió a leer el sánscrito, que era el antiguo idioma litúrgico de India y Tíbet.
    Siguiendo esta pista, Usui viajó a India y Tíbet, donde continúo su búsqueda en los monasterios budistas, estudiando los sutras indios, chinos y tibetanos. Los monjes le decían que el hombre tuvo la facultad de sanar el cuerpo en épocas pasadas, pero que se había perdido porque en los monasterios se había orientado únicamente hacia la sanación del espíritu, olvidándose del cuerpo físico.

    Usui regresó a Japón y siguió investigando tenazmente y visitando monasterios. Y por fin en uno de ellos, creyó haber encontrado la respuesta que buscaba en un manuscrito, en el que un discípulo de Buda constataba la existencia de unos símbolos y procedimientos que se remontaban al año 2500 a C., afirmando que Buda los había utilizado en curaciones, similares a las de Jesús, y también se revelaba la forma de transmitir esas facultades a otras personas.
    Comunicó su hallazgo al abad del monasterio, que era un maestro Zen, y decidieron que debía aislarse en meditación, ayuno y oración en la montaña sagrada de Kuriyama, a 25 kilómetros de Kioto, durante tres semanas; una vez allí coloco veintiuna piedras en el suelo para medir el transcurso de los días quitando una cada día. Así pasaron los veinte primeros días sin que ocurriera nada significativo hasta que al amanecer del día veintiuno vio acercarse una especie de esfera luminosa que se dirigía hacia él, y aunque su primera reacción fue huir, decidió aceptar la realidad tal como se presentara; entonces la luz le penetró por el tercer ojo entre las cejas, se desvaneció y vio envueltos en burbujas de luz los símbolos Reiki, que se le quedaron grabados de forma indeleble…
    Además con cada símbolo se le informó sobre la forma de utilizarlos para activar la energía Universal sanadora. Así tuvo lugar la primera sintonización o alineamiento Reiki, que fue la de Mikao Usui, al que le fueron revelados de esta forma los métodos de esta técnica ancestral.
    En los años posteriores, Usui se dedicó a impartir el Reiki a las personas más desfavorecidas entre los mendigos de Kioto y se produjeron muchas curaciones que les devolvían la integridad física para trabajar y mantener a sus familias. Pero más tarde observó, que muchos de ellos volvían a la mendicidad y al preguntarles porque lo hacían, le respondían que les resultaba más difícil volver a trabajar para ganarse la vida, y que por ello preferían mendigar y no tener responsabilidades.

    Al analizar las razones de este desinterés en ganarse la vida honradamente, comprendió que solamente había curado el cuerpo físico y no el espiritual, ya que no había sabido enseñarles la gratitud y el sentido de responsabilidad de su propia existencia, y así Usui percibió la importancia del intercambio de energía y llegó a la conclusión de que todo acto recibido, exige una contrapartida del receptor que otorgue valor a lo recibido.
    Después, Usui se consagró a extender las enseñanzas Reiki por todo Japón, otorgando a sus discípulos la capacidad de transmitir la Energía Universal mediante la imposición de manos; así conoció a su sucesor, Chujiro Hayashi, el cual recibió las enseñanzas y las sintonizaciones directamente de él, convirtiéndose en 1925 en Gran Maestro Reiki.
    Mikao Usui falleció en el año 1930 habiendo formado una decena de maestros.
    La labor sucesora fue desarrollada por Hayashi, quien creó un centro clínico en Tokio, donde esta terapia se aplicaba en combinación con el ayuno y la dieta vegetariana.
    En 1935 acudió a esta clínica la señora Hawayo Takata, la cual estaba enferma de un tumor en la vesícula biliar, apendicitis y asma con insuficiencia respiratoria, donde fue enviada por el cirujano que la iba a operar ya que cuando iba a ser intervenida escuchó una voz en la mesa de operaciones que le decía que la operación no era necesaria; entonces ella renunció a la operación y el cirujano la mando a la clínica Reiki de Hayashi.
    Takata fue internada, recibió Reiki diariamente y a los cuatro meses quedó completamente curada, solicitando a Hayashi que la aceptara como alumna; al principio este se mostró reticente, porque Takata era Hawaiana, y Hayashi no quería que el Reiki saliera de Japón. Al final ante la insistencia de Takata, accedió a impartirle la enseñanza.
    En 1938 Hawayo Takata tenía ya una clínica en Hawai. Hayashi la visitó y le impartió la formación Reiki III y Maestría, designándola como sucesora, convirtiéndose en la tercera gran Maestra Reiki.
    Hasta su fallecimiento, en 1980, Takata se dedicó a extender el Reiki por Estados Unidos y parte de Europa, habiendo formado a más de veinte maestros, que han desarrollado varios sistemas Reiki similares en lo esencial y diferentes en el sistema de grados.

    Hoy existen más asociaciones de maestros Reiki, las cuales se diferencian en aspectos secundarios, aunque todos mantienen la esencia de las enseñanzas originales de Mikao Usui denominadas Usui Reiki Ryoho, y además otros muchos maestros Reiki enseñan de forma independiente sin pertenecer a ninguna asociación.


    Mikao Usui enunció cinco principios o secretos de felicidad, que son pautas que nos ayudan en nuestro deambular por la vida, orientándonos y acercándonos a la evolución de nuestra vida espiritual.
    Las tres primeras palabras que el maestro Usui antepone a cada principio, "solo por hoy", simbolizan la idea del aquí y ahora, indicándonos que no debemos tener remordimientos por el pasado. Si alguna acción nuestra pasada nos produce inquietud o sentimientos de culpabilidad debemos comprender que en aquel momento concreto actuamos según nuestro condicionamiento de entonces y que aquello fue el resultado de nuestro grado de evolución interior, por lo que actuamos lo mejor posible en ese momento y por eso debemos agradecer la lección que aprendimos, la cual nos ha permitido que esa acción no vuelva a repetirse en nuestra vida.
    Tampoco debemos preocuparnos por el futuro, porque nosotros mismos creamos nuestro propio futuro, y las situaciones que pasamos son exactamente las que necesitamos en cada momento, ya que cada una encierra una lección que debemos aprender para nuestro proceso de evolución, por eso debemos agradecer cada situación, sea agradable o no y seguir nuestro camino con aceptación, paz y amor.

    Sólo por hoy:

    • No te enojes: La irritación es un estado de desarmonía que proviene de diferentes causas, pero la principal consiste en sentimientos de ira o cólera, generados porque queremos controlar y dominar todas las situaciones en que nos vemos inmersos. Cuando vemos la posibilidad de pérdida de dirección de los acontecimientos, experimentamos sentimientos de enfado, rabia, odio, etc. que nos producen un estado de desalineamiento de nuestro Yo superior y de la conciencia de amor divino.
    Cuando te sientas furioso o irritado, analiza el motivo de la irritación y contempla lo intrascendente que es, la poca importancia que tiene. Piensa que esta furia te impide expresar tu amor incondicional, separándote del sentimiento de unión y conciencia universal.
    Recuerda que lo que piensas y crees de los demás es un reflejo de ti mismo. Debes asumir la responsabilidad y control de tu propia vida, interiorizando que las causas de la irritación están dentro de ti y que solo tú y tu trabajo interior pueden superarlas.
    Nuestras reacciones coléricas hacia los demás son una guía para descubrir los puntos “débiles” de nuestra personalidad. Una vez identificados y aceptados, podremos integrar la enseñanza que encierran y seguir nuestro camino evolutivo.

    Ten siempre presente que todo lo que sucede en tu vida es necesario para tu evolución.

    • No te preocupes: La preocupación está provocada generalmente por el miedo a una situación concreta o a un futuro incierto. El miedo es la falta de amor por dicha situación. Recuerda que todo lo que sucede en tu vida es necesario para tu evolución, por eso este miedo sólo debe ser considerado como un amigo si lo afrontamos desde una actitud de poder, que se logra con un trabajo interior de autoestima, de amor y confianza en nosotros mismos, en los demás y en el universo.
    La preocupación además influye negativamente en el segundo chakra y produce bloqueos en él. Cuando te sientas preocupado, analiza la razón de tu preocupación y decide si le has dado demasiada importancia. Si es así, acepta la situación y ríete de ella. Si por el contrario, existe una poderosa razón para estar preocupado, manifiesta exteriormente tu preocupación, acéptala y después sal a la calle y contempla la vida discurriendo y fluyendo sin detenerse, pensando que aquí y ahora tú formas parte de ella, y que continuamente en tu vida se seguirán produciendo situaciones que te alegran y que te preocupan, cuya misión es enseñarte las lecciones que encierran cada una de ellas.
    Sé consciente de tu realidad, tú eres un ser espiritual con esencia divina capaz de superar por ti mismo cualquier obstáculo y afrontar cualquier situación.

    Confía en tu Yo superior que todo lo sabe, te llevará a una vida sin preocupaciones.

    • Sé agradecido: La gratitud está relacionada con la abundancia, el éxito y la prosperidad, ya que el universo nos provee de todo lo que necesitamos para nuestro crecimiento. Agradeciendo todo los que tenemos, nos situaremos en una situación ventajosa para seguir recibiendo, mientras que si nos centramos en lo que creemos que nos hace falta, caeremos en la vía de la frustración y la insatisfacción.
    Debes agradecer lo que tienes para seguir recibiendo. La gratitud hacia nosotros mismos nos produce más seguridad en nuestras capacidades para poder superar las continuas dudas, miedos y temores que se presentan en nuestras vidas.
    El mecanismo del espejo universal refleja todo lo que le enviamos, de forma que para conseguir la prosperidad debes dar gracias constantemente como si ya te hubiesen concedido los deseos y objetivos, los cuales se inician en el plano del pensamiento, naciendo como simples ideas y haciéndose realidad cuanto más piensas en ello.

    Tu eres un ser único, universal y divino, y tienes tanto derecho a la abundancia universal como cualquier otro.

    • Trabaja diligente y honradamente: El trabajo que realizas es parte de ti mismo, de tu energía vital que cedes al mundo en forma de actividad física o intelectual. Debes amar lo que haces. Si no te gusta lo que haces, cambia de actividad, y si no quieres o no puedes cambiar de actividad, entonces deberás cambiar de actitud respecto a lo que haces, de forma que tus actividades se conviertan en dignas de tu aprecio y amor.
    No existen tareas mejores que otras, lo único que existen son las actividades, tareas o trabajos en si mismos, y lo que les da más o menos valor para ti es lo que tu piensas de ellas.
    Por eso modificando tus creencias hacia tu trabajo, puedes pasar de una situación decepcionante para ti a un nuevo estado de satisfacción, alegría y amor hacia lo que haces.
    Una vez que amemos nuestro trabajo lo realizaremos honradamente, lo que supone desarrollarlo de acuerdo con los principios básicos de amor a ti mismo y a los demás, aportando luz y claridad a todas nuestras actividades.
    Si somos honrados con nosotros mismos y con los demás, y actuamos asumiendo la responsabilidad de nuestros propios actos, enfrentándonos a la verdad con aceptación y con amor, desarrollaremos una existencia armoniosa y aumentará nuestra autoconfianza y seguridad en nosotros mismos, transmitiendo esta coherencia y sinceridad a nuestras relaciones con los demás, lo cual hará más plena y gozosa nuestra existencia porque viviremos con el propósito de nuestro Yo superior.

    Cualquier tarea que realices es parte de ti mismo, trabaja con amor hacia lo que haces, y trabajarás amándote.

    • Sé amable con los demás: Todo lo que existe en el universo procede de la misma fuente, todos tenemos un origen de una misma fuente divina.
      Cada entidad de la creación con la que tenemos contacto, ya sea persona, animal, vegetal o mineral, es merecedora de todo nuestro respeto, amabilidad, compasión y amor. Esta actitud de amoroso aprecio a todo lo creado nos hace recordar que todos procedemos de un mismo origen. Cuando proyectemos hacia nuestro entorno estos sentimientos compuestos de amor y energía positiva comenzaremos a recibirlos también nosotros.
    De igual modo, mientras proyectemos sobre los demás sentimientos negativos o indiferencia nos alejamos de la fuente, ya que es como si nos despreciáramos o fuéramos indiferentes con nosotros mismos, por que todos procedemos de un origen común y tenemos la misma esencia divina en nuestro interior, digna del mayor respeto y del más profundo amor. El primer paso para realizar este principio es quererte y respetarte a ti mismo, porque constantemente te criticas, te desprecias y tienes una opinión pobre de tu propia persona y esto es lo que reflejarás sobre los demás.
    Cuando no te aprecias y no te amas incondicionalmente a ti mismo, tu criterio interno te esta diciendo constantemente que no eres lo bastante bueno y esto te lleva a sentir infelicidad e insatisfacción disminuyendo la alegría en nuestros actos cotidianos y en nuestras relaciones con los demás, a los que valoramos de una forma tan baja como a nosotros mismos. Pero en cuanto comenzamos a introducir el amor en nuestras vidas, comienza una notoria transformación en todo lo que nos rodea (nuestra vida, nuestra salud, nuestra alegría de vivir, nuestra felicidad y satisfacción por lo que hacemos…)
    Si te es difícil quererte a ti mismo piensa que todo tiene un principio y que al igual que un largo camino se recorre dando pequeños pasos, el principio hacia el amor universal es realizar un acto de amor que deje atrás pensamientos y actitudes negativas hacia ti y hacia los demás.

    Recuerda siempre que cada individuo tiene en su interior un ser de luz del que ambos formáis parte.




    Una sesión de Reiki puede durar entre cuarenta minutos y una hora. El paciente permanecerá acostado sobre la camilla, descalzo, vestido y cómodo. Durante la sesión se utiliza música suave y aromas con el fin de ayudar al paciente a relajarse y disfrutar del encuentro con la energía.
    El reikista coloca las manos en una serie de posiciones sobre el cuerpo (chakras) y la energía comienza a fluir.
    Durante el tratamiento se siente una profunda relajación y sensación de paz. Son muchas las personas que se quedan dormidas, cosa que no influye en absoluto en el resultado final. Otras sienten cosquilleo, calor o frío en diferentes partes de su cuerpo, visualizan colores, experimentan una sensación de “flotar”, sienten emociones que afloran o no sienten nada, y no por ello Reiki deja de funcionar. Se pueden realizar sesiones individuales para obtener una profunda relajación y sensación de bienestar, o realizar un tratamiento de cuatro sesiones, lo mas consecutivas posibles, donde se trabaja mas a fondo los estados de desarmonía.

    Duración: 60 min. aprox.

    Importe: 30€ (Es necesario reservar cita con antelación llamando al 659 348 971-Erika o por e-mail: teholisticas@yahoo.es)

    Crisis de sanación         

    Algunos pacientes, tras sus primeras sesiones, experimentan cambios que pueden resultar molestos como sensación de nauseas, vómitos, mareos, diarrea, dolor de garganta o simplemente se sienten “enfadados” o con los “sentimientos a flor de piel”. Entonces el paciente tiende a pensar que el Reiki le ha ido mal y que se encuentra peor que al inicio de las sesiones.




    -Libera emociones reprimidas.
    -Aumenta el nivel energético aportando vitalidad física y anímica.                               
    -Revitaliza y rejuvenece el organismo.                 
    -Armoniza los centros energéticos (chakras) del organismo.
    -En la mayoría de los casos, Reiki aumenta los efectos de tratamiento medico cuando se utiliza en unión con el.                                     
    -Provoca un estado de relajación reduciendo o eliminando la ansiedad.
    -Alivia el sufrimiento así sea físico, emocional, mental o espiritual
    -Ayuda a eliminar el estrés diario al que somos sometidos por las exigencias de la vida actual.
    -Alivia o elimina migrañas, depresión, dolores menstruales, estreñimiento, etc.
    -Ayuda a desintoxicar el organismo y la mente.
    -En el caso de pacientes en fase terminal, puede dar alivio tanto a la persona afectada como a su grupo familiar.
    -Ayuda durante el embarazo y post parto.
    -Facilita el sueño y disminuye el abatimiento. 
    -Ayuda en el tratamiento de todo tipo de trastornos: ansiedad, hiperactividad, déficit de atención, trastornos alimentarios (bulimia, anorexia), trastornos del habla, tics, etc.        
    -Reduce los efectos secundarios de todo tipo de tratamientos incluyendo la quimioterapia.

    Reiki es seguro en cualquier situación pero no es un sustituto del cuidado médico profesional. Es una TERAPIA COMPLEMENTARIA. Puede ser fácilmente combinado con la medicina Occidental, la China, o con cualquier método de tratamiento alternativo.



    Las iniciaciones o sintonizaciones de Reiki son el procedimiento a través del cual los canales de una persona son equilibrados y re-activados para poder transmitir y recibir con mayor potencia la energía Reiki.

    Todos somos canales potenciales de la energía Reiki y cuando nos abrimos a recibir esta maravillosa y amorosa energía, llega a nuestra vida el momento de la iniciación.  Con ella, no finaliza nuestro proceso de experimentación y apertura a la energía del Amor, sino todo lo contrario. Es en este preciso instante en que comenzamos a transitar, experimentar, conocer e integrar esta poderosa herramienta de transformación,  sanación y crecimiento interior!
    Durante el proceso de iniciación  los chakras de la corona, el corazón y las manos, son equilibrados y re-activados para permitir un mejor flujo de la energía Reiki. Tras la misma, puede ocurrir un tiempo de limpieza energética que variará dependiendo del estado físico, psíquico, emocional y espiritual del nuevo iniciado.
    Veamos ahora con un poco de detalle en que consisten cada una de estas iniciaciones:

    Primer nivel - Shoden - El despertar


    Este nivel también es conocido como el primer grado de Reiki o como el nivel físico. Durante el mismo, aprendemos entre otras cosas, la historia del Reiki, la importancia de los chakras, los diferentes cuerpos del Ser y su relación con las emociones y la mal llamada "enfermedad", instrucciones para la imposición de manos en el auto-tratamiento y en el tratamiento a personas cercanas a nuestro entorno, recibimos la primera iniciación y el primer símbolo.

    Con este nivel, la persona iniciada pasa por un proceso de re-sintonizacion con la energía universal que equilibrará y reactivará sus canales para que el Reiki fluya a través de ella con sólo su presencia. Debido a este nuevo nivel vibracional, el iniciado, pasará por un proceso de limpieza de 21 días en el que pueden aparecer diferentes síntomas como dolores extraños, sueños, cambios emocionales, desintoxicaciones, etc.

    Con Reiki I puedes energizarte a ti mismo, a otras personas como familiares y amigos, a animales, plantas, agua, minerales, espacios, objetos...

    Segundo nivel - Okuden - La transformación


    Una vez realizado el primer nivel, comenzamos nuestro proceso de crecimiento interior, con la consecuente liberacion viejos hábitos y patrones emocionales y mentales que nos limitan e imposibilitan. Entonces, puede surgir en nosotr@s el deseo de profundizar mas en esta enseñanza y en nosotros mismos, momento en que podemos solicitar el segundo nivel de Reiki. 

    Durante este nivel, aprenderemos tres nuevos símbolos sagrados acompañados de sus Mantrams que nos permitirán potenciar el nivel de transmisión energética, así como, nos capacitan para poder envíar Reiki a distancia trascendiendo el espacio-tiempo.

    En este momento, el iniciado comenzará su viaje de profunda transformación interior, liberando arraigados traumas y creencias del pasado, y permitiendo en el iniciado un mayor nivel de conciencia, entendimiento y visión de planos o realidades superiores.

    Con Reiki II potenciaremos nuestro canal de transmisión de energía universal, aprenderemos a desprogramar creencias limitantes de nuestro inconsciente, transformaremos emociones mal calificadas y aprenderemos diversos metodos de enviar Reiki a distancia.

    Para realizar este nivel, es necesario que hayan transcurrido por lo menos 3 meses tras haber realizado el primer nivel.

    Tercer nivel - Shinpiden - La realización


    Al profundizar en la práctica de los niveles anteriores y al mismo tiempo que vamos armonizando y liberando nuestro cuerpo físico, mental y emocional; nuestra parte espiritual e intuitiva comienza a ganar espacio y presencia. Es de este modo, que podemos sentirnos llamados a seguir avanzando en este amoroso camino de auto-realizacion y es en este momento que podemos solicitar recibir el tercer nivel o Master healing. Con este nivel adquirimos el compromiso como maestros de nosotros mismos pero no para con la enseñanza a otros.

    Con esta iniciacion, reforzamos la conexión con nuestro Ser, con nuestra esencia, con nuestra intuicion... Sanamos la causa de la enfermedad, liberamos el Karma, aprendemos diferentes técnicas de meditacion y conexión desde el plano álmico, recibimos la sintonizacion y la entrega de un nuevo símbolo y su mantram, etc. Emprendemos nuestro heroico viaje interior hacia el re-encuentro con nuestro verdadero Ser, el camino de la Auto- Maestría!

    Para realizar este nivel, es necesario que hayan transcurrido por lo menos 6 meses tras haber realizado el segundo nivel.

    Maestría - Gokuikaiden - El conocimiento del Ser


    Una vez llegados a este punto, podemos adquirir el compromiso de enseñar e iniciar a otras personas en esta técnica, así como a ser ejemplos vivientes de los principios del Reiki en nuestra vida. Es entonces, cuando podemos solicitar recibir la maestria Reiki.

    Con ella, aumentamos nuestro nivel vibracional y nuestra capacidad para canalizar, aprendemos a realizar las iniciaciones, repasamos los niveles anteriores, practicamos diferentes metodos de trabajo energético y aceptamos dedicar nuestra vida al servicio del Reiki. 

    Con esta iniciacion, nos acercamos un poco mas al Conocimiento del Ser, nuestro objetivo ultimo en este viaje sobre el vientre de nuestra amada Gaia.

    Para realizar este nivel, es necesario que hayan transcurrido por lo menos entre 6-12 meses tras haber realizado el tercer nivel, o el tiempo que el Maestro iniciador considere oportuno según el futuro Maestro. Este nivel requiere de un seguimiento de prácticas y tutorias con el nuevo Maestro.

    NOTA: Todos los niveles se realizan en jornadas de aprox. 16 horas que incluyen la  realización de diferentes prácticas. Ademas de estas jornadas se pedirá a los futuros Reikistas un seguimiento de su trabajo personal durante todo el proceso.



    Sólo por un momento pon a un lado ideas y expectativas condicionadas. Vacíate por un instante, Quédate abierto.
    Sólo Recibe